Plan de escape

Esta pá gina puede contener enlaces a sitios web gubernamentales no estadounidenses. Lo que esto significa para usted »

Cada año, más de 3,400 personas en los Estados Unidos mueren en incendios y aproximadamente 17,500 sufren heridas. Las muertes a causa de escapes de emergencia malogrados son particularmente prevenibles.

La Administración de incendios de Estados Unidos (USFA) cree que tener un buen plan de escape reducirá enormemente las muertes en incendios y protegerá su seguridad y la de su familia si se produce un incendio.

Tenga un buen plan de escape

En caso de un incendio, recuerde que el tiempo es el mayor enemigo y cada segundo cuenta. Los planes de escape le ayudan a salir rápidamente de la casa. En menos de 30 segundos una llama pequeña puede descontrolarse por completo y convertirse en un incendio de grandes proporciones. Sólo hacen falta pocos minutos para que una casa se llene de humo negro y denso y quede envuelta en llamas.

Consideraciones especiales

Practique cómo salir de cada habitación de la casa
Practique los planes de escape cada mes. Los mejores planes tienen dos maneras de salir de cada habitación. Si la vía de escape principal está bloqueada por el fuego o el humo, necesitará una salida secundaria. Una vía secundaria puede ser una ventana a un techo contiguo, o una escalera desplegable para escapar por las ventanas del piso de arriba. Compre únicamente escaleras desplegables que hayan sido evaluadas por un laboratorio nacional reconocido, como Underwriters Laboratories (UL). Asegúrese de que las ventanas no estén atascadas, que las telas metálicas puedan quitarse con rapidez y que las trabas de seguridad puedan abrirse adecuadamente. También practique cómo salir de la casa en la oscuridad o con los ojos cerrados.

Las trabas de seguridad requieren precauciones especiales
Las trabas de seguridad pueden ayudar a proteger a su familia de intrusos, pero también pueden dejarlo atrapado en un incendio mortal. Las puertas y ventanas con trabas de seguridad deben tener dispositivos de apertura rápida que permitan abrirlas inmediatamente en una emergencia. Asegúrese de que todos los integrantes de su familia entiendan y practiquen cómo operar y abrir adecuadamente las puertas y ventanas cerradas o trabadas.

Salga de la casa inmediatamente
Si se produce un incendio, no pierda el tiempo tratando de salvar sus cosas. Tome la vía de escape más segura, pero si debe escapar a través del humo, recuerde que debe desplazarse cerca del suelo, por debajo del humo, y cubrirse la boca. El humo contiene gases tóxicos que pueden desorientarlo o, en el peor de los casos, afectarlo seriamente.

Jamás abra las puertas que estén calientes al tacto
Cuando llegue a una puerta cerrada, use el dorso de su mano para tocar la parte de arriba de la puerta, el picaporte y la abertura entre la puerta y el marco para asegurarse de que no haya fuego del otro lado. Si se siente caliente al tacto, use la vía de escape secundaria. Aunque la puerta no esté caliente, ábrala con cuidado. Coloque el hombro contra la puerta y ábrala lentamente. Si al hacerlo entra humo y calor, ciérrela de un portazo y asegúrese de que esté bien cerrada; luego, use la vía de escape alternativa.

Designe un punto de encuentro fuera de la casa y tome asistencia
Designe un punto de encuentro fuera de la casa, pero no necesariamente frente a la casa. Por ejemplo, pueden reunirse bajo un árbol determinado, o donde termina el camino de entrada a la casa, o en la acera de enfrente para asegurarse de que todos hayan salido de manera segura y nadie resulte herido tratando de buscar a una persona que ya está a salvo. Designe una persona que sea la encargada de ir a la casa de un vecino para llamar a los bomberos.

Si ya salió, quédese afuera
Recuerde: primero escape y luego avise a los bomberos usando el sistema del 911 o el número de emergencia local que corresponda a su área. Jamás, por ninguna razón, vuelva a entrar a un edificio en llamas. Enseñe a los niños que no deben esconderse de los bomberos. Si no encuentra a una persona, dígale a los bomberos. Ellos están equipados para realizar rescates de manera segura.

Detectores de humo

Por último, contar con un detector de humo que funcione aumenta enormemente sus probabilidades de sobrevivir a un incendio. Asegúrese de que todos los pisos o plantas de la casa tengan un detector de humo que funcione y pruebe todos los detectores una vez al mes.