Trabas de seguridad

Esta pá gina puede contener enlaces a sitios web gubernamentales no estadounidenses. Lo que esto significa para usted »

Cada año, más de 3,400 personas en los Estados Unidos mueren en incendios y aproximadamente 17,500 sufren heridas. Las trabas de seguridad pueden ayudar a proteger a su familia de intrusos, pero también pueden dejarlo atrapado en un incendio mortal. La Administración de incendios de Estados Unidos (USFA) invita a las personas a poner en práctica las siguientes recomendaciones para ayudar a reducir el número de heridas y muertes en los incendios debido las trabas de seguridad en las puertas y en las ventanas que impiden escapar de un incendio.

Utilice dispositivos de apertura rápida en las puertas y ventanas con trabas

Las puertas y ventanas con trabas de seguridad deberían tener dispositivos de apertura rápida que permitan abrirlas inmediatamente en una emergencia. Estos dispositivos se operan desde adentro y permiten abrir las trabas para una salida de emergencia sin comprometer la seguridad de su hogar. Estos dispositivos deben ser fáciles de abrir sin necesidad de usar una llave, conocimientos detallados o un gran esfuerzo físico. Los dispositivos de apertura varían por región y fabricante. Llame al departamento de bomberos de su localidad, al número de teléfono que no es para emergencias, para solicitar información sobre los dispositivos de apertura aprobados y disponibles en su zona.

Considere modernizar las trabas de seguridad actuales

Las trabas de seguridad en las ventanas y puertas con cerrojo evitan el escape en un incendio y también se interponen a los intentos de rescate de los bomberos. Si las trabas de seguridad en su casa son de instalación permanente o no tienen dispositivos de apertura rápida, deberían modernizarse con dispositivos de apertura.

Cuando practique las vías de escape en caso de incendio tenga en cuenta las trabas de seguridad

Conozca y practique los planes de escape en caso de un incendio cada mes, y úselos para detectar y corregir las obstrucciones en las puertas y ventanas necesarias para escapar de un incendio mortal. Asegúrese de que las ventanas no estén atascadas, que las telas metálicas puedan quitarse con rapidez y que las trabas de seguridad puedan abrirse adecuadamente.

Asegúrese de que todos los integrantes de su familia entiendan y practiquen cómo operar y abrir adecuadamente las puertas y ventanas con cerradura o trabadas. Las ventanas deberían abrirse fácilmente y tener el ancho suficiente para permitir la salida, y las puertas con cerradura o trabas deberían funcionar con rapidez y facilidad.

Planifique dos salidas de cada habitación

Los mejores planes de escape en caso de incendio tienen dos maneras de salir de cada habitación. Si la salida principal está bloqueada por el fuego o el humo, necesitará una salida secundaria. Una vía secundaria puede ser una ventana a un techo contiguo, o una escalera desplegable para escapar por las ventanas del piso de arriba. Compre únicamente escaleras desplegables que hayan sido evaluadas por un laboratorio nacional reconocido, como Underwriters Laboratories (UL).

Designe un punto de encuentro fuera de la casa y tome asistencia

Designe un punto de encuentro fuera de la casa, pero no necesariamente frente a la casa. Por ejemplo, pueden reunirse bajo un árbol determinado, o donde termina el camino de entrada a la casa, o en la acera de enfrente para asegurarse de que todos hayan salido de manera segura. Designe a una persona que sea la encargada de ir a la casa de un vecino para llamar a los bomberos.

Si ya salió, quédese afuera

Recuerde: primero escape y luego avise a los bomberos usando el sistema del 911 o el número de emergencia local que corresponda a su área. Jamás, por ninguna razón, vuelva a entrar a un edificio en llamas. Enseñe a los niños que no deben esconderse de los bomberos.

Por último, los detectores de humo instalados en cada piso de la casa aumentan considerablemente sus probabilidades de sobrevivir. Asegúrese de que todos los pisos o plantas de la casa tengan un detector de humo que funcione y pruebe todos los detectores una vez al mes.

Reemplace el detector de humo entero cada 10 años, o según la recomendación del fabricante.