Calefacción y seguridad contra incendios

Esta pá gina puede contener enlaces a sitios web gubernamentales no estadounidenses. Lo que esto significa para usted »

Cada año en los Estados Unidos, los incendios ocasionan la muerte de 3,400 personas, dejan unos 17,500 heridos y ocasionan daños materiales por miles de millones de dólares. El mal uso de estufas a leña, calentadores de espacio portátiles y calentadores a queroseno son riesgos comunes particularmente en áreas rurales.

La Administración de incendios de Estados Unidos (USFA) cree que los problemas de incendios rurales pueden reducirse si se les enseña a las personas a identificar los riesgos. Si siguen algunas de las medidas de precaución indicadas, las personas pueden reducir en gran medida las probabilidades de convertirse en víctimas de un incendio.

Estufas a leña

Siga atentamente las instrucciones de instalación y mantenimiento del fabricante. Busque estufas de construcción sólida, como las de chapa de acero o hierro fundido. Revise para ver si hay grietas, e inspeccione las patas, bisagras y juntas (sellos) de la puerta para ver si las uniones y juntas (sellos) están parejas. Utilice solamente leña seca como combustible, no use madera verde, leños artificiales ni basura. Inspeccione y limpie las tuberías y chimeneas una vez al año y revise, una vez al mes, para ver si hay daños u obstrucciones. Asegúrese de mantener los objetos combustibles a tres pies, como mínimo, de la estufa a leña.

Calentadores eléctricos

Compre únicamente calentadores que hayan sido evaluados por un laboratorio nacional reconocido, como Underwriters Laboratories (UL). Verifique que tenga un mecanismo de control del termostato y que se apague automáticamente si el calentador se cae. Los calentadores no son secadoras ni mesas: no ponga prendas a secar ni deje sus objetos sobre el calentador. Los calentadores necesitan espacio; mantenga los objetos combustibles a tres pies, como mínimo, de cada calentador. Siempre desenchufe el calentador eléctrico cuando no lo use.

Calentadores a queroseno

Compre únicamente calentadores que hayan sido evaluados por un laboratorio nacional reconocido, como Underwriters Laboratories (UL) y consulte en el departamento de bomberos de su localidad si el uso de calentadores a queroseno es legal en su comunidad. Jamás use gasolina o combustible para estufas de campamento en el calentador; ambos combustibles entran en llamas fácilmente. Use solamente queroseno transparente K-1. Nunca llene de más un calentador portátil. Use el calentador a queroseno en una habitación con buena ventilación.

Chimeneas

Mantenga las chimeneas limpias

Queme los combustibles con precaución

Proteja el exterior de su casa

Proteja el interior de su casa

Contar con un detector de humo que funcione aumenta enormemente sus probabilidades de sobrevivir a un incendio. Asegúrese de que todos los pisos o plantas de la casa tengan un detector de humo que funcione y pruebe todos los detectores una vez al mes.

Por último, recuerde practicar frecuentemente con su familia un plan para salir de la casa en caso de incendio.